Terapia Emocional y Coaching

Claudia Souza. Educación emocional 0 Opiniones

Desarrollo una terapia de acompañamiento que contempla la evolución personal integral, atendiendo al trabajo con las emociones, la atención plena y el logro de objetivos.

De modo que se combinan el Entrenamiento Emocional, el Coaching, el Mindfulness y la Orientación

El entrenamiento emocional es un adiestramiento progresivo con el propósito de mejorar el rendimiento en las competencias emocionales hacia el logro del liderazgo vital y la felicidad.

Se trabaja sobre la "musculatura emocional" en tres etapas:

Etapa de Consciencia: observar, conocer, percibir, identificar, aceptar y aprender a conectar con las emociones.

Etapa de Cambio: desarrollar responsabilidad y musculatura emocional, fortalecerla, aprendizaje en la activación y relajación emocional.

Etapa de Liderazgo: potenciar la musculatura y mantenerla.

Cada etapa mantiene una progresión hacia la siguiente de modo que al ir atravesándolas se entrenan cada una de las competencias emocionales.

Qué se consigue con el entrenamiento emocional?

Igual que en un gimnasio se entrena el cuerpo y cada vez luce mejor, se rebosa salud, se liberan endorfinas con el consecuente bienestar físico, se afina y afirma la figura y todo ello repercute en la autoestima, la autoconfianza, la seguridad en uno mismo por los logros, con el entrenamiento emocional se obtienen resultados extraordinarios para nuestra vida.

Entre otras cosas, se consigue:


-Pensar con claridad
-Detectar, identificar y cambiar pensamientos que inmovilizan.
-Reducir, controlar y gestionar la ansiedad y el estrés.
-Relajarse y fluir.
-Expresar adecuadamente las emociones y necesidades personales.
-Comunicarse asertivamente, aprender a decir NO.
-Definir, plantear y conseguir objetivos.
-Mejorar la salud.
-Aprender a resolver problemas y conflictos eficazmente.
-Elevar y fortalecer la autoestima.
-Conocerse (y reconocerse) más.
-Valorar las capacidades y fortalezas propias.
-Regular las emociones, aprender a frenarlas y controlarlas.
-Elevar el nivel de bienestar personal.
-Afianzar el optimismo y la motivación.
-Recuperar la seguridad.
-Controlar los miedos y desarrollar la autoconfianza.
-Afrontar la vida sabiamente.
-Desarmar los miedos.
-Desarrollar la alegría.
-Gestionar el tiempo.
-Superar retos.
-Desarrollar la influencia positiva.
-Desplegar la autenticidad y carisma.
-Lograr determinación.
-Aumentar el rendimiento.
-Convertirse en una persona proactiva.
-Liberarse de las culpas.
-Empoderarse hacia la vida elegida, asumiendo el control.

A su vez, el proceso de coaching comienza cuando la persona decide salir de su situación actual y llegar a la deseada, en un viaje en donde el coach oficiará de vehículo que acompañe al pasajero hasta destino.


Es el pasajero, el cliente, el actor principal; la figura clave en todo el proceso de mejora y desarrollo personal constante, quien toma las riendas de su vida y avanza, decide, encuentra respuestas, despliega sus recursos y fortalezas.

El coach -como vehículo- facilita el camino y el tiempo a destino, respetando en todo momento los tiempos del pasajero, sus decisiones y proporcionándole durante el viaje más conciencia de sí mismo y sus posibilidades, enfocándolo hacia su meta, propiciando la ruptura de obstáculos y bloqueos y retándolo a una "conducción" cada vez más eficiente por su vida.

En suma, el coaching es un proceso de acompañamiento a las personas para que logren sus objetivos, optimizando sus recursos, gestionando sus competencias emocionales y elevando el rendimiento.

El coaching implica cambio, acción, motivación, superación, determinación, resolución y mejora constante.