Cómo se construye la empatía?

Como padres, como educadores sabemos de la importancia del aprendizaje emocional en nuestros niños. Ya no tenemos excusas para ignorar o desatender semejante obviedad. 

Es una tarea ardua, claramente, la de facilitar herramientas en el hogar y la escuela que promuevan un desarrollo de habilidades emocionales óptimo. También es laborioso comprometerse y llevar a cabo programas de inteligencia emocional para profesores, educadores y familias. Además es una tarea que normalmente asume el centro educativo. 


Sin embargo las habilidades emocionales comienzan a gestarse desde el nacimiento. Todo empieza por la mirada que dirigen los padres hacia sus retoños. La mirada del amor es la que abre la puerta. El gran primer paso de comunicación queda así establecido. Las caricias, las atenciones, la vigilancia, el cuidado, la voz, la escucha activa. Todo parte de los padres que conscientemente o no, son los grandes hacedores y maestros de ese universo emocional infantil.



Manos unidas


Muchos padres acuden a mis cursos de inteligencia emocional parental con muchas dudas y preguntas. Casi siempre enfocándose en los desaciertos, obstáculos, incidencias tales como berrinches y miedos en los más pequeños e incomunicación, rebeldía o falta de autoestima en los mayores. Quieren hacerlo bien, se sienten responsables. La buena noticia siempre es que PUEDEN hacerlo bien, y NUNCA es tarde para reconducir. 

Pero hay que empezar por ellos mismos. Se asombran cuando mis dinámicas se dirigen a ellos, se sorprenden reconociendo carencias propias que desconocían. Se alegran entendiendo que la lógica clama empezar por uno mismo.

Si se quieren hijos emocionalmente inteligentes se requieren padres emocionalmente inteligentes. Y el punto de partida es reconocer, identificar, aceptar y dar respuesta a las emociones. Ahí empieza la empatía para ellos: saberse ignorantes de un camino tan sencillo para lograr sacar lo mejor en las personas que tienen bajo su cuidado. 
Y entienden que si ellos se sienten poderosos y seguros es porque alguien les animó y aprobó en su momento. Hubo alguien que los amó y les demostró ese amor.


Generas tú, como padre o educador confianza en tus niños? Los estimulas hacia el optimismo, la aceptación, curiosidad sin estrechez, placer por aprender y permiso para equivocarse?

Sabías que el éxito escolar, por ejemplo, nada tiene que ver con sus capacidades lectoras sino con habilidades emocionales?

Por tanto, la empatía se construye desde el primer contacto con otro ser humano. Si queremos niños empáticos, seamos adultos con contacto de calidad.



Cómo potenciamos el talento.

- Maestro, tengo un problema con mi hijo. Me trajo una alta calificación en dibujo y una pésima calificación en matemáticas.
- ¿Qué harás? – dijo el maestro.
- Lo pondré de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de matemáticas.
- Necio! Ponlo de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de dibujo.
Microrelato de Alejandro Jodorowsky
A menudo muchos padres centran toda su atención y energía en solucionar el área menos desarrollada de los niños, o en la que presentan más problemas. Es lo correcto apoyarlos, darles herramientas para que logren avanzar.
Pero quienes se enfocan exclusivamente en las carencias de sus hijos, cometen un serio error. Por qué? Porque es nuestra obligación como progenitores proporcionar también todas las herramientas que eleven a nuestros hijos por encima de sus posibilidades, valorar sus habilidades y respetar sus gustos.

No siempre aprendemos ésto in situ. A muchos padres les pasa que toman consciencia cuando sus hijos son adultos y reciben "reproches" de no haberlos conducido por el camino de su elección, de no tomar en cuenta sus talentos o de haberles obstaculizado la vocación.

Mi experiencia con mi hijo mayor
No voy a engañarte y decirte que tenía todas las respuestas, sobre todo cuando una mujer se convierte en madre a temprana edad y "hace lo que más o menos le dicta su experiencia sobre la vida". Pero sí he de decirte que siempre tuve mucha intuición y que mi propia experiencia con respecto a mis necesidades como hija tuvieron que ver en cómo sería yo con mis propios hijos. (Siempre eso pesa)
La cuestión es que mi hijo desde preescolar ha tenido una inclinación muy fuerte hacia el dibujo. Todas sus producciones desde bien temprano, destacaban.
En cuanto comenzó la educación primaria lo inscribí en una academia de arte. Tenía verdadera devoción por dibujar y pintar. No sólo eso, me daba cuenta de su gran talento.
Siguió brillando en su elección, así que el bachillerato lo hizo en un instituto de artes plásticas.
Su última decisión académica fue en la Escuela de Arte, donde realizó su formación como Ilustrador.

A veces me pregunto qué hubiera pasado si no hubiera tenido la oportunidad de tener disciplinas artísticas en su colegio. (Mi hijo menor ya no cuenta con la asignatura de plástica, y está en quinto curso de primaria.)
Pero también sé que le facilité todo lo que estuvo en mi mano para que brillara, lo siguiente es tarea suya, pero me alegra enormemente haber respetado sus gustos, no intentar moldear sus decisiones o hacerle ver la inutilidad del arte como salida laboral.
Creo que ahí reside la inteligencia emocional parental. Aceptar los gustos de nuestros hijos, darle la bienvenida a sus talentos y siempre, siempre, bajo todo concepto, animarlos a cumplir sus sueños y seguir el sendero de su realización personal.

Te dejo una de sus ilustraciones, juzga tú mismo.


Ilustracion cuento Truman Capote "Un árbol en la noche"

El pasado bajo llave

Conocí a varias mujeres que preferían estar solas tras alguna ruptura amorosa y otras que, según decían, no habían encontrado a la persona adecuada. 
Sabes lo que tenían en común además de no abrirle la puerta al amor? Ninguna soltaba y dejaba ir. 

Las primeras seguían aferradas a ese amor, ese gran amor que había cambiado sus vidas y ya no estaba en ella aunque seguía presente. Viudas o divorciadas. Para las viudas es más fácil no soltar porque suelen poner en un pedestal a su pareja fallecida. Parece que la muerte es el principio de una vida eterna, y el difunto se transforma casi en una leyenda. Nadie puede compararse con esa persona que automáticamente fallecida pasa al altar de los buenos recuerdos. Lo digo con todo respeto y conocimiento. Mi madre antes de los cuarenta años pasó al club de las viudas que no rehacen su vida amorosa.

Para las que dicen que no han encontrado la persona ideal sucede algo muy parecido. No sueltan tampoco. 
  • Qué no sueltan? Su ideal, viven aferradas a un ideal de pareja que prácticamente no existe. 
  • Cómo construyeron ese ideal? Por su experiencia con el mundo y la comparación sesgada. Arman un modelo de la persona de sus sueños comparando con diferentes personas que creen tienen lo que ellas necesitan. La pareja de sus amigas, su padre, el protagonista de sus películas favoritas, etc. etc.
  • Cuál es el efecto de no soltar? Quedarnos anclados, igual que un barco encallado.
  • Y un barco encallado navega? No, no levanta el ancla, no avanza. Seguirá allí oxidándose en los recuerdos.

Cómo podrías soltar y avanzar hacia el amor, hacia la vida? 

Las personas que pasaron por ella no regresan, debemos dejarlas ir con todo lo que fueron. Son un fantasma que nos seguirá acompañando mientras no les abramos la puerta para que se vayan hacia su destino, el pasado. Porque es ahí donde pertenecen.



Deja de luchar, de hacer fuerza por retener tus recuerdos, la ilusión de que siguen aquí contigo. Tira, regala, deshazte de recuerdos físicos si los conservas. De aquella entrada del cine que compartieron, de los regalos, de las fotos. 
Por qué? Me dirás. 
Para qué? Responderé. 
Suelta. Respira y suelta.

pasado pisado

Tres tips hacia el éxito en el cambio

Hay estancamiento en tu vida profesional? Te sientes con incomodidad, parálisis, frustración? Estás "quemado/a"?. Lo cierto es que esto va derivando en una gran insatisfacción personal. 
El primer pensamiento al despertarnos es algo así como "otra vez lo mismo" y observamos que llevamos mucho tiempo con esa sensación, pero tampoco vemos luz, así que suspiramos conformados con un "es lo que hay, qué le vamos a hacer".
¿Te has preguntado qué pasará dentro de tres años de seguir como ahora, y de diez? La clásica pregunta de moda entre los entrevistadores "¿Cómo te ves dentro de un año?" viene con fuerza a tu cabeza trayéndote una respuesta demoledora: me voy a ver igual que ahora, en el mismo sitio, con la misma insatisfacción. 

Así que como no recomiendo a nadie que lo deje todo y emprenda, sino que sopese las posibilidades y entreteja un plan de acción para ir cumpliendo sin pausa en pos de un nuevo amanecer, hoy te comparto unos tips que estoy segura que pueden ayudarte.

- Especialízate: sea que tengas una formación académica universitaria o nivel de técnico, especialízate. Si no tienes estudios, formate en algún oficio; y cuando lo hayas conseguido, especializate . Existen en el mercado demasiadas profesiones generalistas. Busca la diferencia, y obviamente una diferencia que te guste. Por ejemplo: eres licenciado en biología, haz un máster para especializarte. Si eres técnico en gestión administrativa, busca cursos que aporten diferencia y valor a tu formación (riesgos laborales, idiomas, exportación, etc) Si te sacaste el diploma de jardinería, sé el mejor especialista en decoración de jardines o sé el mejor podador de cipreses!!!
Qué valor aportarás tú al mercado si eres un biólogo más? Qué te diferenciará del resto? Fórmate para especializarte. Recíclate. Diferénciate. 
Pero haz un máster/curso que te guste, porque si eliges el que mejor salida laboral tiene pero no sientes ninguna pasión por el tema, no sólo se te atragantará sino que terminarás habiendo desperdiciado tu tiempo y dinero. Ergo, seguirás frustrado/a haciendo algo que no te gusta.
Sabes qué lograrás si te especializas? VALOR Y DESTREZA.

- Sé tu propio/a jefe/a: y no digo que te hagas autónomo/a ni emprendedor/a. Digo que hagas lo que tengas que hacer en pos de un cambio con la misma resolución, prestancia, dedicación y compromiso que si tu jefe te lo estuviera encomendando. Trabaja para ti mismo/a: gestiona tu tiempo libre para reservar un momento cada día a diseñar un proyecto de cambio. Enfócate en las soluciones, ya has estado mucho tiempo enfocado en el problema de la inacción, por eso estás en el mismo lugar. Ya sé que tienes una familia que depende de ti, que tienes pagos fijos, préstamos y todas las verduras que me quieras vender como excusas. Pero si no diseñas tu cambio, esa enumeración será lo único que tendrás.
Ser tu propio/a jefe/a es asumir de una vez por todas que nadie te salvará. Ni tu jefe, ni las políticas del gobierno, ni la lotería. Sólo tú puedes diseñar la vida que quieres y ponerte en acción para conseguirla.
Sabes lo que lograrás cuando te conviertas en tu propio/a jefe/a? CONTROL DE TU VIDA, AUTOCONFIANZA Y MOTIVACIÓN.

- Busca tu independencia financiera: paga tus deudas, sé libre de préstamos y tarjetas de crédito. Haz un plan a tu medida de gastos que puedas quitarte (ojo con los gastos inteligentes como internet. Internet te permitirá formarte, indagar, escuchar conferencias que aporten valor a tu vida y conocimientos, en fin, es tu ventana al mundo así que no la cierres). Cuando comienzas a quitarte gastos innecesarios tu economía se vuelve igual que una hormiguita: no lo notas porque es algo muy pequeño, pero trabaja. 
Una vez que dispones de un pequeño porcentaje más de dinero, ahórralo para pagar tu deuda más pequeña. Si haces un buen plan y eres constante, en menos de lo que piensas ya te habrás quitado de encima una de ellas. La satisfacción por el deber cumplido opera en efecto dominó y el horizonte se presentará mucho más claro cuando veas que puedes ir pagando tus cuentas con un plan bien diseñado y antes de lo que esperabas. Qué tal si empiezas a quitarte lastre económico?
Sabes lo que logras cuando pagas tus deudas? SEGURIDAD Y AUTOESTIMA, además de la posibilidad de comenzar a AHORRAR para invertir en tu cambio.

Paga tus deudas


Y sabes lo que alcanzarás comenzando el CAMBIO? ACTITUD DE ÉXITO

Qué tal si empiezas a poner en práctica estos tips? Ah, que te da pereza? Entonces siéntate a esperar la vida de manual: trabajar para pagar cuentas, darte algún capricho de vez en cuando, jubilarte, estar con los nietos y pasar al otro barrio.

ahorro

Proyecto Juntos Murcia

Sano para ti, sano para tu bebé.

Tuve el honor de participar del proyecto piloto "Together" que el Ayuntamiento de Murcia puso en marcha, desde noviembre de 2015 y a lo largo de diez meses, sumándose así a otras ciudades participantes: Manchester (Reino Unido), Odense y Kolding (Dinamarca), Praga (República Checa) y Varna (Bulgaria).

Este proyecto tiene como principal objetivo implementar unos hábitos de vida saludables dirigidos a mujeres embarazadas y lactantes, con especial atención a colectivos en riesgo o exclusión. Para ello se dinamizaron diferentes talleres a lo largo de los meses a cargo de un grupo interdisciplinar de profesionales de la salud y la educación que acometíamos todas las temáticas relacionadas con el período vital de sus participantes: nutrición, psicología, cuidados físicos, etc.

Los talleres que tuve oportunidad de impartir giraban en torno al abordaje emocional de las distintas etapas del embarazo y la lactancia. Área de la psicología que suele quedar relegada en la preparación al parto, la maternidad y el puerperio; reducido el acompañamiento de los distintos profesionales de la salud a las explicaciones físicas y materiales pertinentes, pero tan olvidado el apoyo emocional y clave en el desarrollo integral de todo el proceso de cambio y milagro como es la maternidad.

Siempre es una oportunidad, un desafío asumir nuevos retos formativos. Pero sobre todo ha sido un privilegio conocer de primera mano a las participantes del proyecto: mujeres ilusionadas, portadoras de vida y deseos de mejora para ellas y sus hijos. Muchas de ellas inmigrantes, lejos del apoyo familiar en un momento de la vida en que es tan necesario para una mujer contar con el sostén de la familia de origen.
Ha sido sumamente satisfactorio formar parte de esta iniciativa, del esfuerzo por llegar a todos los colectivos posibles, incluso colocando intérpretes para que muchas de las usuarias pudieran acceder a esta formación.
Agradecida con las entidades colaboradoras, con las personas intermediarias en reunir el equipo formativo. Ha sido una experiencia sumamente enriquecedora.


Autoestima Fortuita


“Cuando las cosas me van bien estoy fuerte y segura, me valoro. Pero cuando las cosas no salen como yo quiero empieza a deteriorarse mi autovalía y comienzo a sentirme insignificante….”

Te suena este discurso? Se presenta cuando lo bueno o malo que pasa fuera de ti (lo que llamas éxito o fracaso) marca tu autovaloración. En psicología lo nombramos como Autoestima Fortuita.
Fíjate en los siguientes ejemplos:
-Hoy me han dicho varios piropos por el pelo  #Qué guapa me siento#
-Nadie me ha mirado hoy por la calle, ni siquiera los hombres mayores #Me estoy haciendo vieja, ya no resulto atractiva#
-No ha escuchado ninguna de mis sugerencias, con lo buenas que son #Estoy cansada de que me ninguneen#.

Sea que tu autoestima está supeditada a varias áreas o sólo a una (el apoyo familiar, el atractivo, los logros en el trabajo o los estudios, etc.) el “éxito” o “fracaso” que atribuyes a ellas, marcará la forma en que te valores y quieras. Como ves, cuando tu autoestima es fortuita SIEMPRE SIEMPRE depende de hechos exteriores, y fluctuará según el grado de aprobación-desaprobación que percibas.
Claro que esto es factible que te suceda porque sueles destacar en algún área. Si eres una alumna de sobresaliente entonces te dolerá terriblemente en tu autoestima cuando suspendas. Si eres una mujer que pasa desapercibida por su aspecto físico y suele verse eclipsada por amigas estéticamente más llamativas, te sentirás tremendamente guapa si recibes cumplidos estando con ellas. Me sigues?

Esto es algo que parece muy trivial, sin embargo es más común de lo que crees en el fuero interno de muchísimas mujeres.

Cómo surge este tipo de autoestima? 
Primero porque la imagen que tienes de ti misma no es consistente. Para que me entiendas, está “agarrada con palitos y cañicas”, ha sido elaborada en base a lo que te ha ido pasando exclusivamente. Le has dado poder a los demás para ir construyéndola o destruyéndola. Y ESE ES EL PUNTO DE PARTIDA PARA CAMBIARLA, reconocer que sólo eres tú la que sabe quién eres y lo que tanto vales.

Segundo, tu creencia de que tu autoestima es la que es y no se puede hacer nada al respecto. Que naciste y morirás con la autoestima que te ha tocado. Déjame decirte que la autoestima no tiene nada que ver con la genética, se compone de experiencias, aprendizaje y otras estructuras que la van conformando y moldeando como la autoimagen, el autoconcepto, la autoeficacia, etc. No es algo estático y puedes ir fortaleciéndola y desarrollándola.

Cómo desprenderse de esa concepción fortuita?
Tienes que saber que tanto los logros como los desatinos son los que fluctúan en el río de la vida, vienen y van. Pero tanto los hechos exitosos o frustrantes como tus cualidades buenas o malas no son tú.
Intenta ser menos exigente y más comprensiva con lo que pasa. Intenta disfrutar más y esperar menos. Intenta aceptarte con una sonrisa y no competir contigo misma buscando la excelencia pero alejándote de la felicidad.


En suma, para empezar, decide separar los hechos de tu esencia. Decide comenzar a ver con otros ojos tu retrato interno y haz todo lo que tengas que hacer para que la mujer que realmente eres emerja con fuerza.